sábado, 28 de marzo de 2009

SUCEDIO EN VALLIRANA

Ella todavía está dormida. Él la mira y recuerda cómo la conoció. Estaba lloviendo y él paró su moto para ayudarla a cambiar la rueda de su coche. Aún le parece estar viéndola resignada a aceptar su ayuda porque no sabía cambiar la rueda de repuesto. A él le hizo gracia, cómo aceptó. Pensó que estaba guapísima con el pelo mojado.
Cuando acabó, él le propuso tomar un café para entrar en calor, y así comenzó todo.
Nunca pensó que salir tarde de trabajar le iba a hacer que conociera a la mujer de su vida. Siempre se ha alegrado de que ella se cruzara en su camino.
Mirándola, aún dormida, también recuerda la primera vez que hicieron el amor. Recuerda sus mejillas sonrosadas por la excitación y sus labios sedientos de besos. Cada caricia, era un te quiero y cada beso, un no me dejes nunca. Su piso de soltero fue testigo de los múltiples encuentros que tuvieron, cada uno diferente al anterior y cada vez uniendo los lazos más fuertes.
Él le acaricia el rostro, pero ella sigue durmiendo. Al acariciarla, ve su alianza y recuerda que cuando se casaron fue el día más feliz de sus vidas. No podían dejar de sonreír porque era el reflejo de su interior.
Hoy están solos en casa. Sus dos hijos duermen en casa de los abuelos. Necesitaban disfrutar el uno del otro, pero les echan de menos.
Piensa que cuando nació el primero de sus hijos sintió algo muy fuerte. Nacía un ser fruto del amor que los dos tenían el uno por el otro. Su segundo hijo también fue algo increíble, porque era aumentar el círculo que estaban formando. Un círculo irrompible.
Él la despierta suavemente y le dice que tiene que ir a buscar a los niños.
Ella le sonríe y le pide que un ratito más.
- Dormilona ya es hora - él se ríe.
Salen de su casa en moto para ir a recoger el coche y buscar a los niños. No tienen prisa.
Van por un tramo de carretera que tiene dos carriles en su sentido y un carril en sentido contrario. Están detrás de un camión y a él no le gusta, porque le tapa visibilidad.
Acelera para adelantar y...
* * *
Nunca lograron terminar ese adelantamiento al camión. Esta historia está basado en algo sucedido realmente y del que fuimos testigos. Nosotros estábamos un coche por detrás del camión. Ellos iban a adelantar pero un inconsciente adelantaba por el otro carril y no le pertenecía hacerlo. El coche y la moto chocaron de frente. Él murió. Ella estaba inconsciente, como en coma en el asfalto.
Me impactó mucho, y dentro de poco hará aniversario de su muerte. No les conocía pero no podía parar de llorar.
El parachoques trasero del camión, que era todo de hierro quedó doblado y semiarrancado. Fue brutal.
Este accidente ocurrió hará unos años en la Nacional 340, a la altura de Vallirana.
Hará cuestión de dos meses que nos llamaron para testificar en el juicio como testigos. En dicho juicio nos enteramos de que él murió, ella estuvo en coma 3 meses y le han quedado múltiples secuelas. Su abogado nos dijo que tenían dos hijos, y que el accidente se produjo cuando iban a buscarles. Tenían que recoger el coche en casa de sus otros abuelos y luego les pasaban a buscar.
Siempre me he preguntado como sería esa mañana en la que luego se truncó sus vidas para siempre, y cómo alguien inconsciente puede acabar con tu felicidad en cuestión de segundos.
¿Tanta prisa tenía que tuvo que adelantar en línea continua y cambio de rasante? Creo que ya puede estar tranquilo de que ha matado a una persona. Quizás ahora esté más contento.
Quizás le pasa como a mucha gente de este mundo y carece de corazón y sentimientos y le da completamente igual mientras salve su asqueroso pellejo.
En el momento del accidente no dijo nada. Ni una lágrima. Nada.
Ojalá sea verdad eso de que cada uno tiene lo que se merece, y a él tarde o temprano le llegue su merecido.
Lo que he plasmado aquí es una idea que a veces me ronda la cabeza sobre lo que vivimos.
Un beso y gracias por leerlo.

9 comentarios:

OPIÜM dijo...

Que historia!!
y que duro testificar verdad?

yo calpurnia dijo...

brutal

sencillamente brutal, una imprudencia le puede arruinar la vida a una familia y a todo su entorno.....pobres niños y pobre mujer.

Sabes? yo en 2002 tuve un accidente de tráfico. Iba en autovía, tan tranquila, una mañana de diciembre, cuando vi que se me venía encima una furgoneta de estas de reparto urgente...se había saltado una mediana de arbustos y se me venía encima sin remedio.... Lo de que se te pasa tu vida en secuencias por delante, es cierto, además super rápido y de un modo sordo....el catacrak del impacto todavía lo recuerdo cada noche al cerrar los ojos al irme a dormir.... me cruje en la cabeza todavía, ese sonido de metal y cristales, y despues silencio.... me sacaron los bomberos, sin explicarse muy bien como podía estar entera. Y aquí estoy, viva y coleando pero con un respeto miedoso a la carretera.. por que en segundos........
y lo peor, son los que se quedan aquí, con una pena tan inmensa para el resto de sus vidas.

Besos.

MI HISTORIA... dijo...

Excalofriante y lo malo es que ocurren tantos casos como este.
Muxuxxxxxxx

soyborderline dijo...

No deja de ser un accidente. Trágico, de eso no cabe duda.
Que no se expresen las emociones no significan que no existan. Es incerto que los sucesos nos sean indeferentes.

Un saludo.

Ѕilυiα dijo...

Me he quedado de piedra la verdad... leyendo la historia no tenía ni idea de que iba a terminar así y menos en un hecho real...

A mi la carretera me da mucho miedo, ya no por lo que le pueda pasar a uno mismo, sino por lo que le podamos hacer a los demás de forma inconsciente.

Un amigo mío se durmió al volante llevando a su hermana y a mi amiga (que es su novia). Su hermana no llevaba el cinturón y se murió con 18 años. Ahora intenta vivir con ello... tremendo...

Bluess Swing dijo...

Qué fort!, qué bonito lo has escrito...qué dura es la vida algunas veces... pero cada fin de semana se podrían escribir historias como las tuyas...ojalá esa mañana la disfrutaran cómo tú dices, ojalá. Seguro que el conductor tiene su merecido, seguro...
Una nota para Calpurnia...sé de lo que hablas, ese golpe no se olvida jamás...me ALEGRO que no fuera tu hora, me alegro que estés aquí y poder leerte.

eva dijo...

Pienso que esta historia siempre me marcará, porque ver lo que vimos es muy fuerte.
Calpurnia te diré que yo también tuve un accidente muy fuerte, aunque por suerte no tuvieron que actuar los bomberos. Eso sí, el coche al desguaze. En el accidente íbamos 4 de mi familia. Un poco más y no lo contamos. Creo que fue milagroso. La verdad me alegro de que salieras de esa.
Creo que esas cosas nunca las olvidamos y aprendemos a tenerle más respeto al coche, como bien dice Silvia.

Un beso a todas.

Markos dijo...

Por desgracia todos tenemos alguna historia similar.
He empezado a poner una especie de lista, pero me da bajón. Así que no lo pondré.
El caso es que estamos vivos y al segundo sig




uiente no. No podemos predecirlo. No podemos torturarnos por ello.

Carpe diem, pero suavecito.

Salu2

Bluess Swing dijo...

Eva, me alegro que no os pasara nada a nadie de tu familia. Un besote!!!!