martes, 9 de septiembre de 2008

PACIENCIA


He tenido problemas en el trabajo con Doña Dientes. Doña Dientes no trabaja en mi lugar de trabajo pero sí que hay que tener relaciones cordiales con ella. La tipa en cuestión para tener económicas no entiende un pimiento de contabilidad y se equivoca más que habla. He tenido una pelea de gatas con ella por su incompetencia laboral. Primero de buenas le reclamé X dinero por error ¿suyo? Pero a Doña Dientes le ha sabido mal que su jefe se de cuenta de que es una completa inútil con los números. Me ha dicho que "ya que eres tan lista, espero te acuerdes de otra cosa que hay pendiente". Es decir, me ha dicho "lista" de la manera que en vez de lista te quieren llamar zorra. A su frase de anormal le he dicho, que no se lo recordaría porque puede ser que se ofenda igual que cuando le he reclamado que me abone el dinero pendiente. La cachocabrona me estaba esperando para pegarme un tiro entre ceja y ceja.

Encima de que me doy cuentas de errores de los demás, va mi jefe y le dice a ella que si patín que si patán,... resumiendo que se ha bajado los pantalones porque nos conviene llevarnos bien.

Porca miseria.

Bueno la hostia la repartiria entre mi jefe y Doña Dientes.

Paciencia para todos los proletarios que nos hace falta.

4 comentarios:

El Zorrocloco dijo...

La paciencia está sobrevalorada xDDD

Ahora en serio, no hay nada como un poco de mala leche dosificada para ponerse uno en su sitio ;)

(Do-si-fi-ca-da! xD)

eva dijo...

Jo, zorrocloco y eso como se hace?? co mo lo ha go? jajajaja.
Besus.

luna dijo...

hola eva, mucho ánimo, conozco el tipo de situación que describes en tu post.. mucho temple es lo que hace falta casi todos los días para no soltar unos cuantos improperios mañaneros en el curro!!
ánimo, hija, en todos lados cuecen habas!!!
besos

eva dijo...

Gracias Luna,....los ánimos ahora los agradezco un montón.
:)