lunes, 1 de septiembre de 2008

HISTORIAS EN LA URBE


Martina mira por la ventana. Es domingo por la mañana y está lloviendo. Vive en un loft que tiene grandes ventanales desde los que puede ver todo el centro de Barcelona. Mira la lluvia caer. Ver llover siempre le ha parecido algo romántico cuando estás en compañía pero ahora que Paula no está le resulta melancólico.

Piensa que desde que ella se fue hace un mes la calle de la city le parecen más grandes y vacías.

Hace días compró una revista en la que sabe que va a leer algo que no le va a sentar nada bien. Es consciente de ello.

Se aleja del ventanal y va hacia la cocina a hacerse un café. Su cuerpo le pide cafeína a gritos. Cuando pone el café a hervir se dispone a coger fuerzas para buscar la revista que guardó en un cajón del mueble librero que Paula le compró en una tienda de antiguedades del Turó Park. Acaricia el mueble porque le recuerda al momento de felicidad que vivieron juntas cuando ella le sorprendió con tan costoso regalo. Sonríe ligeramente.

Coge la revista y la deja en la mesa de la cocina. El café está hirviendo y se sirve una taza. Se sienta y le da un sorbo al café. Abre la famosa revista a nivel nacional del cuore por la página de ECOS DE SOCIEDAD. Siempre le han repugnado este tipo de prensa y se sorprende a si misma por haberla comprado y leer:

"CENA DE GALA EN VÍSPERAS DEL ENLACE DE PAULA OSORO ARRIETA CON ESTEBAN CORTÁZAR OYORZÁBAL.

La alta sociedad barcelonesa se reunió en la Casa Batlló del famoso Paseo de Gràcia para celebrar que dentro de una semana se producirá el enlace que unirá a dos de las famílias con más poder de la Ciudad Condal,....."

Martina se fija que a pie de página aparece una foto de los futuros novios con sus respectivos padres. No puede llegar a terminar de leer el artículo, porque las lágrimas caen sin cesar de sus ojos y le nublan la mirada.

Coge la revista y la tira con rabia hacia la pared. El ruido sobresalta a Kyra que va curiosa donde está su dueña. Kyra es una magnífica hembra de raza chihuahua. Se sienta sobre sus patas traseras y apoya sus patas delanteras en las piernas de Martina. Ella le acaricia pero no puede dejar de llorar. Kyra se estiraza de nuevo sobre su dueña como queriendo aliviarle su malestar.

Martina sale al balcón a que le de el aire y Kyra le sigue. Ha dejado de llover. Huele a limpio, a tierra mojada. Ese olor le recuerda al último día que estuvieron juntas. Fueron a la playa de la Barceloneta y tuvieron que refugiarse en un bar porque la lluvia les sorprendió. Cuando paró de llover salieron y les vino ese olor a tierra mojada. Fue un día estupendo pero cuando llegaron al loft, Paula le dijo que tenían que dejarlo. Ella no se veía con fuerzas de enfrentarse a su familia. No aceptaban la relación de ambas y le habían dado a elegir. O Martina o su familia.

Martina nunca entendió ese rechazo de la familia de ella. Eran unos hipócritas. Todo era perfecto mientras se pensaban que era la mejor amiga de Paula e incluso la felicitaron por haber hecho que ella madurara y viera la vida con otros ojos.

Compartían piso como amigas cara a la galería, pero en la intimidad también compartían cama. Martina siempre le dijo que ella nunca diría nada que esperaría hasta que ella estuviera preparada. Nunca llegó ese día y ahora se iba a casar ¡con un hombre!

La situación le da algo de asco. Malditas apariencias. Se apoya sobre la pared de la terraza y se deja resbalar hacia el suelo. Se enciende un cigarro. No entiende como Paula puede arruinar así su vida, por no enfrentarse a su familia y que la acepten tal y como es.

Piensa en ella y en que ojalá la tuviera junto a ella para poder cosas que no parecen importantes en el día a día como comer juntas, pasear a Kyra, e incluso pelear. Esas cosas tan vanales llenaban de ilusiones ese loft tan grande que ahora estaba tan vació.

De pronto, suena el móvil. Le ha sobresaltado porque estaba absorta en sus pensamientos. Kyra ladra hacia la puerta de la calle.

- Calla Kyra. Va, jeu!

Coge el teléfono y ve reflejada en la pantalla el nombre de Paula. Se pone algo nerviosa. Kyra no cesa de ladrar y de pronto se calla y se sienta delante de la puerta de la calle. Martina coge el teléfono.

- Dime Paula, ¿qué quieres? ¿Te ha faltado algo en el camión de la mudanza?

- No. Es que tengo un problema.

- Tú dirás.

- Si me abres la puerta te lo cuento. Estoy en tu rellano.

Martina no se lo puede creer. En décimas de segundo pasan mil ideas por su cabeza. Está nerviosa y enfadada, pero siente una irrefrenable alegría. Le abre la puerta y Kyra se abalanza alegre hacia Paula. Paula la acaricia.

- Hola Paula. Pasa no te quedes en la entrada.-le dice con un tono de voz algo seco-

- Hola.

- Dime qué es lo que te pasa. ¿Qué te puedo solucionar yo que no pueda hacerlo el dinero de tu familia?

- Ellos no pueden, no. Pues que no he llegado a desembalar nada de la mudanza. Porque creo que deberían volver al lugar donde estaban. Que nunca tendrían que haber salido de aquí.

- ¿Qué quieres decir...? -titubea Martina.

- Quiero decir que si tú me perdonas y si todavía me quieres, a pesar del daño que te he podido hacer, me gustaría volver a vivir contigo. Antes de que digas nada me gustaría que supieras que he dejado a todos plantados. Lo último, como sabrás, fue que me quisieran obligar a casarme para intentar cambiarme. No podía más. Pensar en ti me ha hecho más fuerte. Ha sido muy difícil para mi, entiéndeme. Mi familia no me acepta y yo no los quería perder. No me daba cuenta de la cruda realidad. Ahora sé que es lo que quiero y a quien quiero.

Caen lágrimas de los ojos de Martina. Casi no puede articular palabra porque le invade una felicidad inmensa, y a olvidado de golpe todo el odio y la incredulidad que la atormentaba, pero coge aire y atina a decirle:

- Bueno, no sé que decirte,...

- ¿No? Entiendo que estés enfadada. Pero te he elegido a ti. Te quiero demasiado para perderte.

- Bueno, quizás no debas preguntármelo a mi. Hay alguien que ya se ha apropiado de tu lado de la cama.

- ¿Cómo? ¿Quién? -dice nerviosa Paula.

- Pues Kyra.

Las dos ríen y se besan. Se funden en un beso con el cual sellan su amor y entierran males pasados. A partir de ahora su amor será incondicional y aunque han pasado una etapa muy dolorosa, eso las ha hecho más fuertes como pareja.

******************************************************************

Esta historia se la dedico a la gente que siempre tiene que ver en películas, leer en libros,..etc que las grandes historias de amor siempre fueron heteros.

Espero que os guste con indiferencia de vuestra sexualidad.

Os mando besitos heteros del color de la bandera del arco iris.

7 comentarios:

RIDERCHIHUAHUA dijo...

Uff que mal lohe pasao! Madre mia es que yo con lo alma suicida que soy me hubiese coretado las venas de mi alma si mi chica me dejara por un compromiso social y lo peor para guardar las apariencias. Tengo que decir que mi primera parejan hizo lo mismo pero con ella no hubo retorno era judia y su religion y su familia no la dejaron volver, con el tiempo mi perdon llegó y ahora tenemos una buena relacion comoa migas...peor la veo tan infeliz que dice que hubiese merecido la pena sacrificar todo aquello por la felicidad que segura ahora quizas tendria conmigo. Ahora Kyra como chihuahua siempre ahi al pie del cañon es que somos muy amigas las chihuahuas y no dejamos a los amos en la estacada.
Un beso y en hora buena por tu historia!

tortuguita dijo...

Me ha encantado. Sí señor. Si te da por escribir más, publica, que quiero más!!!!!!Un beso grande!

luna dijo...

hola!! buena historia, si señor.... pero por un momento pensé que quizá no triunfase el amor verdadero, sino el bodorrio con pompa y circunstancia....
está claro que las cosas no son como empiezan sino como acaban.
besos

Juan dijo...

Hola Eva, gracias por pasarte por Fixeche.

Por cierto, si escribes los relatos en formato ebook para que la gente los descargue luego puedes subirlos a directorios literarios. Es una buen método de difusión. Si no, siempre estará tu blog :)

¡Saludos!

Anónimo dijo...

Hola Eva:
Gracias por pasarte por Con más de treinta. Aún no he leído mucho de tu blog pero por lo poco que he leido voy a enlazarte, espero que no importe.
Isabel

NUESTRA HISTORIA... dijo...

Preciosa historia, no soy capaz de decir mucho, no en este momento.
Muxuxxxxxxx

eva dijo...

@riderchihuahua: Siento que en tu pasado no haya habido un final feliz. Por lo menos tienes a esa persona como amiga. Aunque es una historia triste. Un besito guapa.

@tortuguita: A ver si me animo porque soy novata en esto de escribir. Pero me apetecia. Nus vemus!!

@luna: Síííí me encantan los finales felices :D Oye guapa te he enlazado pero me sale mal. Pone que la última actualización fue hace 4 semanas. Nu se por que. Besitos y ya me dirás algo.

@Juan: De nada un placer haberte visitado.

@Conmásdetreinta: Yo también espero seguir leyéndote.

@nuestrahistoria: Que misteriosa estás ¬¬ :)

Muchas gracias a todos por haber leído mi historia. Besitos.